index_yoga

Samaveta Pranayama

Dentro de nosotros hay varias formas de energía que impregnan y rodean el cuerpo. Estas están estrechamente relacionadas con nuestra salud, el pensamiento y la forma en que reaccionamos ante el mundo externo. Algunas de estas energías son bien conocidas, como la energía nerviosa o la energía química. Sin embargo, hay algunas energías más sutiles que son difíciles de percibir en la vida cotidiana de la mayoría de nosotros. Las diferentes formas de Pranayama buscan armonizar y reorientar estas formas sutiles, así como las formas más gruesas de energía.  El método para dominar estas energías (pranas) es indirecto en el control y la manipulación de la respiración, aunque el control de la energía que derivamos del oxígeno durante la respiración es directo.

La palabra sánscrita samaveta significa «juntos».  Por lo tanto, samaveta Pranayama es una práctica donde se respira a través de ambas fosas nasales. Esto puede parecer obvio e intrascendente, pero la práctica se llama así para distinguirla de otras técnicas de pranayama en las que el flujo de aire se dirige de una forma específica a una fosa nasal física o mentalmente.

PRÁCTICA DE SAMAVETA PRANAYAMA
Siéntate en una posición cómoda, preferiblemente en una de las asanas meditativas. Si esta postura es incomoda o tienes problemas en caderas o rodillas, opta por sentarte en una silla o apoyado en pared con las piernas extendidas. Lo esencial es que la columna se mantenga erecta sin tensión. Si es necesario, usa un zafú y envuelve una manta a tu alrededor si el ambiente es frío. Cierra los ojos. Empieza a practicar la respiración yóguica. Trata de hacer que el movimiento del abdomen y el tórax sea lo más rítmico posible, de modo que al inhalar haya un movimiento similar a una onda desde el abdomen hacia el tórax y al exhalar haya un movimiento similar a una onda desde el tórax hasta el abdomen. No fuerces, pero intenta respirar lo más profundamente posible, expulsando e inhalando la máxima cantidad de aire. Continua de esta manera durante unos instantes.
Ahora comienza la práctica de samaveta pranayama. Al final de la inhalación, reten la respiración durante un segundo o más, sin esfuerzo. Después suelta el aire lentamente y en vacío mantén un segundo. Tu respiración debe ser tan lenta y profunda como sea cómoda. Continúa de esta manera durante 5 ó 7 minutos. La duración de la retención durante un período de semanas aumentará lentamente desde aproximadamente un segundo hasta un máximo de diez segundos. No aguantes la respiración por más tiempo de lo cómodo, no fuerces ni obligues. Esto es muy importante. Con la práctica el tiempo de retención de la respiración aumentará automáticamente.

BENEFICIOS
Esta es una excelente práctica en la preparación de los pulmones para prácticas más avanzadas de pranayama. En el momento de la retención, aumenta la cantidad de oxígeno absorbido por la sangre y la cantidad de dióxido de carbono que es descargada por la sangre hacia los pulmones.  Cuando las personas respiran rápida y superficialmente, el intercambio entre la sangre que circula y los pulmones es muy pequeño. El mayor intercambio durante samaveta pranayama ayuda a revitalizar el cuerpo y mejorar la salud.
Este pranayama aumenta la atención y calma las fluctuaciones mentales.

yoga verde