Archivo de la etiqueta: emocion

Niños y Adultos

Los niños pequeños nos enseñan que lo que están viviendo es experimentar y lógicamente no entienden lo que es la responsabilidad, no son responsables de sus actos porque en todo momento lo único que hacen es experimentar lo que viven, por ejemplo; cuando ríen o lloran no saben exactamente lo que ocurre, solo están respondiendo a un reflejo natural de aprendizaje que finalmente les lleva a una emoción y eso  es lo que importa, experimentar el llanto y la risa tal cual les llega la experiencia a conocer…

Llegados a este punto, los adultos, cuando aún no hemos madurado una nueva situación, es decir cuando experimentamos algo que atañe a nuestra alma, a nuestro crecimiento personal, al principio nos quedamos disfrutando sin pretender algo más y  no interiorizamos del todo la responsabilidad del momento único que se está viviendo.

De adultos, las experiencias llevan el complemento de la conciencia de quien somos y esto nos remite automáticamente al esfuerzo de responsabilizarse de los actos acometidos, claro siempre dependiendo del grado de necesidad o interés que tengamos en lo que experimentamos.
De todo esto podemos concluir diciendo que disfrutar de la experiencia es hermoso, aunque si lo integras a tu vida diaria y lo compartes, se obtiene un resultado aún mayor.

hojas-corazon

Te invito a Sentir

hojas-corazonUn día sin pretenderlo, aunque sí buscando, me ofrecieron esta posibilidad, Sentir. Y de repente con esta invitación se hace el silencio, estás parado y recordando, ¿Cuándo ha sido la última vez que he sentido, que he conectado con la emoción?

Y rápidamente surge una respuesta, no he tenido tiempo de parar, de darme cuenta, de observar cuando ha sido la última vez que me he permitido sentir. Y es verdad que la actividad de cada día nos dificulta este regalo que tenemos el ser humano, la capacidad de sentir. Por el trabajo que me absorbe, por la familia, por las tareas de casa, por…por… Porque me he olvidado de quien soy y qué es lo que realmente deseo vivir.

¿A sentir? Sí, a vivir momentos reales, irrepetibles.

Y es muy sencillo, sólo con respirar ya podemos calmarnos y empezar a sentir. A través de la respiración llega la claridad, la energía vital, la firmeza, el equilibrio, te da la paz, y sólo en este estado es cuando nos damos cuenta, cuando intuimos, cuando sentimos, cuando vivimos.

Y es así, lo he comprobado muchas veces, en distintos momentos y lugares. Lo más grande está en nosotros, no es necesario recorrer países lejanos para encontrar.

El Amor Supremo, nos da la oportunidad a todos, a Todos, de Ser Felices, de brillar, de estar alegres, de aprender y sobre todo, nos ayuda a Despertar.

Ahora te invito a Sentir. A ser sincero con uno mismo y reconocer que podemos ser y estar mejor. Sólo al miramos sabemos que hay trabajo por realizar en nuestro interior, esconderlo o taparlo nos produce más dolor.

Ven, si así lo sientes, para que compruebes que estas palabras son reales. Te invitamos a que comas por ti, a no ser dependiente de nada ni nadie. Es la liberación para vivir desde el Alma, desde el Amor Incondicional.